Salzburgo

DSC00613 (2)

El pequeño violín expuesto junto a su mechón de pelo, sus partituras, sus elementos de viaje, las fotos y cartas a su esposa, los restos que se generan en la vida desparramados coordinadamente en lo que fue la casa natal de Wolfgang Amadeus Mozart. Caminar sobre los pasos del genio y tocar con los pies sus ilusiones por crear nuevos acordes que ni siquiera los años lograron separar la vigencia de su obra. Los recuerdos hacen reverencia a ese creador único. Somos tantos los que pasamos por la vida sin trascendencia alguna, así como los miles de turistas que visitan la casa en Getreidegasse número 9 cada día. Hoy estamos ávidos de ser protagonistas en nuestra efímera contemporaneidad, al contrario de muchos personajes de la historia que obtuvieron su reconocimiento siglos después.

Salgo de la casa y cruzo los jardines del Mirabell y aún sin los auriculares puestos, las melodías de sus sonatas se conservan en mis oídos. Entonces, entiendo quién le dio la mejor “salz” de la vida a este burgo.

 

Anuncios

Verona

DSC00562

Una melodía me acompañó “in crescendo” durante mi viaje e hizo explosión en Verona, donde también estalló mi corazón hacia la ciudad. Quizás, opacada por Venecia las guías de turismo solo le dedican un día, proponiendo de visita obligada la casa de la legendaria Julieta. Nadie debería respetar esos inexpertos consejos de viajes ya que Verona no necesita que le mezquines tus días. Porque luego de pasear por la Piazza dei Signore, la Piazza delle Erbe, la Arena, la Torre dei Lamberti, el Castelvecchio, los puentes de Piedra y del Castello que anillan el meandro del río Adigio, aún te quedará por recorrer su calles de mármol llenas de glamour así como las callejuelas internas que apenas son perturbadas por algún automóvil de alta gama. Shakespeare eligió, por alguna mágica razón, este escenario para su mayor tragedia de amor, yo apenas opté por levantar el volumen de la melodía que venía escuchando del trío de Axel, Jorge y Lena y me puse a bailar mientras armaba mi valija para el día siguiente, que cruzaría en tren los Alpes por el paso Trentino. 

Cinque Terre

215

Hace unos años atrás, por cinco días seguidos salió mi tren desde La Spezia con destino a las cinco tierras: Monterosso al mare, Vernazza, Riomaggiore, Manarola y Corniglia. En cada tierra caminé, tomé sol, disfruté del mar, compré souvenirs y degusté sus platos. Cada día se proyectó en un paisaje distinto dentro de una tierra parecida, llena de sol en sus senderos y llena de luz en sus casas coloridas. Ese viaje diario me auguró dejar atrás un matrimonio fallido, una rutina desteñida y un recuerdo a punto de morir. El futuro, imposible de predecir a esa altura, recién empezaba a surgir.

Diez años después, la postal que enmarqué de la cinco tierras con el sol justo arriba en las montañas, nos ayudó a cambiar de conversación en el último momento en que las relaciones se terminan sin muchas explicaciones. Su nombre era Ezequiel y permaneció mucho más tiempo en mi corazón que esa noche, al igual que los cinco días nelle Cinque Terre.

 

 

 

 

 

 

Madrid

IMG_1350 (2)

Minutos después del anuncio de mi vuelo a Madrid, sentí que no solo mi cuerpo recobraba el alma, sino que mi sonrisa volvía a su lugar. Yo no podía intuir que huellas habían dejado en mi rostro dos días de malestar estomacal, comidas y remedios improvisados, seis días sin sol y cinco horas de espera en el Aeropuerto de Gatwick, sin embargo, pude observar que muchos pasajeros estaban igualmente cansados. Compartí mi sensación con un señor de aproximadamente sesenta años que se había sentado al lado mío en la sala y con quien a través de una charla olvidé el proceso de embarque. Cuando dos personas desconocidas se presentan, en general empiezan por identificarse a través de su nacionalidad y hablan de las características globales de cada país incluyendo el porvenir político y económico, pero si la charla va en progreso, queremos saber mucho más que su país de origen: en que barrio vivirá?, con quién?, porque viaja?, de qué trabaja?, qué es?, con quién cenará esta noche?, cual será su historia. Yo no pude llegar tan lejos, no obstante dado que su amabilidad se traslucía a simple vista,  le pregunté cual sería un buen plan para mi último día en Madrid. El señor, precavidamente me pidió una referencia de mis gustos y basándose en mi placer por el arte me sugirió visitar la muestra del Bosco en el Museo del Prado. Yo le sonreí, haciendo uso del gesto que había recuperado recientemente y le extendí mi mano en muestra de agradecimiento, la cual aceptó cortésmente.

Al otro día, el sol de Madrid no se olvidó de esperarme y si bien el plan de visitar la muestra del Bosco quedó fallido por las largas filas, el Museo Thyssen se presentó como una excelente alternativa. La colección soberbia del museo me asignó la ansiedad y premura que suelo tener frente a las obras de arte. A veces me pregunto que adoro tanto de los museos y siempre llego a la conclusión que, como la vida misma no hay nada más apasionante que disfrutarla en el plano real.

Bordeaux

IMG_1201.JPG

Los viajes a un lugar son como la vida misma, cuando conoces cada rincón, te tienes que ir, porque si te quedaras ya no tendrías nada nuevo por ver. Claro que esta afirmación es válida en el caso que la intención de viaje sea la sorpresa por lo nuevo, de lo contrario tendríamos que preguntarnos que tanto quisiéramos ser eternos. Lo que es seguro, es que Burdeos me sorprendió gratamente. En forma sutil la ciudad me fue mostrando sus secretos: en su calles de otros siglos, en las casas mas o menos altas, en las iglesias mas o menos ornamentadas, en los balcones mas o menos enrejados, en cada puerta conservada de la vieja muralla medieval, en cada luz que le otorga esa piedra que nació en la región. Todos estos sitios son admirables hasta que quedan en otro plano al llegar a la Place de la Comédie y ver el Gran Théatre o llegar a la Place de la Bourse e imaginarse el Puerto de la Luna. Víctor Hugo dijo que si tomáramos Versalles y le añadiríamos Amberes, tendríamos Burdeos. Y porque la ciudad es un palacio, uno puede ser una princesa o un rey y deambular en sus estancias y en un ritmo sosegado encontrar el Passage Sagret y desembocar en la Iglesia de Notre Dame sin planearlo.

Sin embargo, hay una visita con el vino que si planeé y es la exposición imperdible en el moderno edificio de la Cité du Vin cerca del Barrio de Chartrons.

 

 

 

 

 

San Sebastián

IMG_0982

Un sol tranquilo se apoyó sobre mi espalda en el momento mismo de descender del taxi que me dejó en la puerta del apartamento de alquiler en Donostia. La ciudad, que se afana de su estilo distinguido junto a su gastronomía y sus fantásticas playas urbanas, nunca propone una estadía agitada. De a poco, el inicio de mis vacaciones se fusionaron con el sentido de libertad e independencia que a través de los siglos tuvieron estas tierras. Y así fueron transcurriendo los días, apacibles y culinarios. El placer aquí radica en encontrar tempranamente los sabores de San Sebastián, porque una vez que damos con ellos, la felicidad es completa. Cada mañana el mercado es una fiesta donde brillan los colores de las distintas verduras y frutas, se percibe el aroma a mar que traen los pescados y se exponen los panes, embutidos, quesos y dulces que estarán mas tarde en nuestra mesa. 

Sino hubiera sido porque me esperaba un tren y un alojamiento en otra ciudad, me hubiera quedado eternamente mirando el mar, acompañada por una multitud que todas las tardes tiene el mismo propósito y saboreando el exquisito dulce de membrillo que encontré en el San Martín, como le dicen ellos.

Granada

DSC02051

Que sería de nosotros, los occidentales, si aún fuéramos inmunes al amor romántico. Ese sentimiento sublime que trajo Leonor de Aquitania en la última de las cruzadas al Medio Oriente. Ese amor cortés y caballeresco que deambulaba por los castillos y que confería eternidad a las vidas subyugadas a esperanzas cortas. Los hombres y mujeres de esa oscura época, cansados de adorar dioses intangibles, adoptaron esa ilusión como una epidemia.

Entonces, si escuchas las leyendas de las princesas que habitaban la Alhambra, esas que se sienten al compás del sonido de las fuentes de agua, esas que se esconden en los jardines laberínticos, esas que aún se perciben en el silencio de los entramados recintos, tal vez encuentres la historia que alguien dejó para que sobreviva por sobre su existencia.

De aquella época a hoy la búsqueda de ese sentimiento continúa en las más extensas o cortas relaciones que nos acompañan a lo largo de nuestra más larga  vida. Sin embargo, es oportuno preguntarse si con la mayor libertad hemos abandonado un poco ese preciado anhelo.